Switzerland, part three: the glacier

August 15, 2012

At 3,571 meters high, between the Mönch and the Jungfrau, I noticed that there is a place in the world where the mere existence can overflow me. No cars go sounded in my earphones while I was standing there, rapt and motionless, touched because of this immensity that was so new, so impressive and shocking that made me cry.

A 3.571 metros de altura, entre el Mönch y el Jungfrau, constaté que hay un lugar en el mundo donde la simple existencia es capaz de desbordarme. Sonaba No cars go mientras permanecía allí de pie, absorta e inmóvil, conmovida ante una inmensidad tan nueva, imponente y sobrecogedora que me hizo llorar.

4 comments:

  1. que gusto ver nieve en estos días de tanto calor

    ReplyDelete
  2. El calor da aún más ganas de perderse ahí.

    ReplyDelete
  3. Ver estas fotografías con No Cars Go en mente hace que hasta yo tenga ganas de llorar sin siquiera estar allí... ¡Qué bonito es!

    ReplyDelete
  4. Sí Sandra, es impresionante. Me alegra que te hayan gustado las fotos.

    ReplyDelete