Edinburgh, part one: a golden sunrise

June 20, 2013

I left the hotel so early that it was still dark and the road was covered with frost. On the way to Holyrood Park it began to get light and I stopped to take the first photographs of the day in a small cemetery surrounded by red trees. The mountains cast shadows that delayed the ice melting, creating figures in the road surface. When I reached the hill, a Scottish gentleman walking with his dog said to me good morning with a friendly smile; I clambed up some slippery slopes until the first rays of sunlight appeared over Arthur's Seat and everything around me acquired a golden color that I have not forgotten since then.

Salí del hotel tan temprano que aún estaba oscuro y la calzada estaba cubierta de escarcha. En el trayecto a Holyrood Park empezó a amanecer y me detuve a hacer las primeras fotografías de la jornada en un pequeño cementerio rodeado de árboles rojos. Las montañas proyectaban sombras que atrasaban la fusión del hielo, formando figuras gélidas en el suelo. Cuando alcancé la colina, un señor escocés que paseaba con su perro me dio los buenos días con una sonrisa amable; subí por algunas pendientes resbaladizas hasta que los primeros rayos de sol asomaron sobre Arthur's Seat y todo a mi alrededor adquirió un color dorado que no he podido olvidar desde entonces.

3 comments:

  1. Un inicio *ideal* para mis vacaciones *ideales*... que maravilla!

    ReplyDelete
  2. uh, que paisajes no? de preciosos digo.

    ReplyDelete
  3. Nit, un placer tenerte por aquí. Tienes un blog muy interesante, y tus fotos son una delicia.

    Bea, lo son. Ojalá algún día pueda volver a Escocia para quedarme más tiempo.

    ReplyDelete